Una vida de locos en los gigantes tecnológicos chinos con el sistema 996

El ingeniero Wu Linfeng trabaja en el sector tecnológico chino, con jornadas interminables, de 9 de la mañana a 9 de la noche, 6 días por semana. Es el sistema “996”. Está agotado, cobra poco y se siente como un hámster en una rueda.

Cuando hace poco vio la comedia “Tiempos Modernos” se echó a llorar. Ver al trabajador de la línea de montaje de Charlie Chaplin fue como mirarse al espejo.

El 996 rige la vida laboral de muchos ingenieros, programadores, desarrolladores de videojuegos y otros informáticos. Wu lo padece desde hace tres años.

“¡Eres la primera chica con la que hablo desde hace aproximadamente un año!”, afirma a la AFP, exagerando un poco, este trabajador. Usa un seudónimo por miedo, dice, a perder el empleo.

El sector tecnológico chino cuenta con grandes compañías como el gigante de telecomunicaciones Huawei y el de comercio electrónico Alibaba.

Pese a que China es un país donde se alienta el esfuerzo y se considera un lujo el descanso, los ritmos infernales del 996 suscitan interrogantes. Hasta el punto de que una “lista negra” de empresas chinas regidas por este sistema se ha hecho viral tras ser publicada de forma anónima.

Fue traducida a una veintena de lenguas y cuenta con casi 140 nombres. Entre las compañías señaladas figura la plataforma de venta en línea Pinduoduo, el gigante de videojuegos Tencent o Bytedance, la empresa que se encuentra detrás de la aplicación de videos compartidos TikTok.

– A destajo –

China, que celebra este miércoles el día de los trabajadores con un puente de cuatro días, se ha sumido en una reflexión nacional sobre si la rápida modernización del país debe ir acompañada del trabajo hasta el agotamiento.

En Weibo, el equivalente chino de Twitter, la etiqueta #996 cuenta con más de 15 millones de visualizaciones. Muchos comentarios critican a empresas y autoridades por incumplir la legislación que limita el trabajo a 40 horas por semana y estipula un máximo de 36 horas extras por mes.

“Dicen (que China) está dirigida por la clase obrera”, afirma un comentario en aparente referencia al Partido Comunista Chino (PCC), en el poder en el país desde 1949. “¿Pero acaso ha visto usted alguna vez a dirigentes explotados de esta manera?”.

AFP / HECTOR RETAMALLos ritmos infernales del 996, de nueve de la mañana a nueve de la noche seis días por semana, suscitan interrogantes en China

Bajo anonimato, un desarrollador de videojuegos contó a la AFP que una vez estuvo 110 horas en la oficina. Tras años de esfuerzo, este hombre de 31 años sufre problemas endocrinos y depresión, que atribuye al exceso de trabajo.

“No tengo la sensación de haber conseguido nada y estoy lejos de ser rico”, explica, añadiendo que por hora gana “menos que una señora de la limpieza”.

– “Holgazán” –

Los magnates del sector también han opinado al respecto. Jack Ma, el fundador de Alibaba, estima que el sistema 996 es “una enorme bendición” para aquellos que quieren tener éxito. El presidente ejecutivo de su rival JD.com, Richard Liu, calificó de “holgazanes” a quienes se niegan a trabajar duramente.

Sus comentarios suscitaron una lluvia de críticas.

Los empleados chinos del sector tecnológico ganan un promedio de 5 dólares la hora (4,4 euros), según la principal plataforma de reclutamiento en China Boss Zhipin (o sea cinco veces menos que los japoneses y diez menos que en Silicon Valley).

“Si no quieres trabajar, otros están haciendo cola y esperando a sustituirte”, resume un ingeniero que prefiere no dar su nombre.

Las autoridades chinas todavía no se han pronunciado pero el Diario del Pueblo, el órgano del PCC en el poder, estimó en un editorial reciente que el “996” viola las leyes sobre la duración del trabajo.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.