36 cosas que aprendí sobre el Tesla Model 3 tras probar uno a fondo

La semana pasada, Julio y yo nos subimos a un Tesla Model 3 y lo probamos a fondo. Esto es todo lo que aprendimos sobre el coche durante el viaje.


El fabricante estadounidense Tesla vende tres versiones del Model 3 en Europa:

  • Model 3 Estándar Plus: con motor de tracción trasera, 1611 kg de peso, 415 km de autonomía y aceleración de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos.
  • Model 3 Gran Autonomía: con dos motores de tracción total, 1847 kg de peso, 560 km de autonomía y aceleración de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos.
  • Y Model 3 Performance: con dos motores de tracción total, 1847 kg de peso, 530 km de autonomía y aceleración de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos.

En España, el Model 3 parte de los 48.200 euros. La versión que probamos fue la de en medio, la de máxima autonomía, que sin extras cuesta 58.700 euros.


1. El coche se desbloquea con una tarjeta RFID o con un teléfono

Para abrir el Model 3, tienes que acercar una tarjeta-llave a un transmisor RFID en la puerta del conductor. La tarjeta es negra y viene con el logo de Tesla serigrafiado. Si pisas el freno en los siguientes 15 segundos, no tienes que hacer nada más para empezar a conducir. Si pasan más de 15 segundos, tienes que apoyar la tarjeta en otro transmisor situado en la consola central del coche.

Una alternativa más cómoda es vincular tu teléfono al Model 3 a través de la aplicación de Tesla (necesitas la tarjeta durante el proceso de configuración). El teléfono se comunica con el coche por Bluetooth y abre automáticamente las puertas cuando te acercas. Cada vez que el coche se desbloquea, los retrovisores se despliegan, los intermitentes se activan una vez y suena una bocina suave.

2. Tienes que aprender a abrir la puerta antes de subirte

Todos los Tesla tienen tiradores a ras de la carrocería con mecanismos distintos para abrir la puerta. En el Model S, aparecen ante ti cuando desbloqueas el coche. En el Model X, son pulsadores. En el Model 3, tienes que hacer un juego con los dedos para poder abrir la puerta: primero presionas el extremo grande con el pulgar y luego tiras del extremo delgado con el resto de la mano.

Es un juego de dos pasos que cuesta descubrir a la primera (por eso cuando compras un Model 3, te explican cómo funciona). Julio y yo recogimos a una amiga para ir a comer y tuve que bajarme del coche para explicarle cómo se abría su puerta. No es especialmente incómodo, pero tampoco es intuitivo.

3. El ordenador recuerda hasta 10 perfiles de conductor

Lo primero que haces al estrenar el Model 3 es configurar un perfil de conductor. Los asientos, el volante y los retrovisores laterales son automáticos, de manera que cuando vas a conducir, solo tienes que seleccionar tu perfil para que todo se ajuste a tus preferencias: la altura del volante, la altura y la inclinación y la posición del asiento, y el ángulo de los retrovisores. El ordenador también recuerda cualquier otra configuración, como la dureza de la dirección asistida.

Entre los perfiles hay un modo restringido que limita la velocidad máxima y bloquea los maleteros, entre otras funciones. Está pensando para cuando le dejas el Model 3 a un aparcacoches. Para salir de este modo, hace falta un PIN.

4. El retrovisor interior es manual y ofrece muy poca visibilidad

A diferencia de los retrovisores laterales, tienes que ajustar manualmente el retrovisor interior cuando te subes a un Model 3. Si esto no te quita el sueño, su escasa visibilidad tal vez lo haga: el ángulo pronunciado del techo de cristal y la altura de los asientos de atrás complica la tarea de ver lo que está pasando detrás del coche, aunque siempre puedes abrir la cámara trasera en la pantalla.

En cambio, el tablero minimalista y de baja altura del Model 3 (sumado al techo de cristal, que va desde la parte frontal hasta la parte trasera del coche) proporcionan una espectacular visibilidad hacia adelante.

5. La pantalla es alucinante

El Model 3 solo tiene una pantalla en el salpicadero. A cambio, es una pantalla táctil de 15 pulgadas que no solo se ve muy bien, sino que funciona con mayor fluidez que los sistemas de la competencia y está en constante actualización.

La interfaz se divide en dos. La parte izquierda, que entra en el ángulo de visión del conductor, incluye el velocímetro, el estado de la batería, la presión de los neumáticos y accesos rápidos a una serie de funciones básicas.

La parte derecha normalmente muestra el navegador, pero desde aquí se controlan también los ajustes de conducción, la música, el aire acondicionado, los asientos calefactables, las estadísticas del consumo eléctrico, los desempañadores y todas las configuraciones específicas del Model 3.

6. El navegador, no tanto

Ni a Julio ni a mí nos convenció el navegador GPS, aunque probáramos la versión prémium, que viene con imágenes satelitales e información del tráfico. La traducción al español es terrible, hay que desviar demasiado la vista a la derecha para ver el mapa y la información de las calles no está tan actualizada como la de Google Maps o Waze, ni incluye avisos de radar o vistas en 3D. Una solución sería usar Apple CarPlay o Android Auto, pero Tesla no lo permite.

7. El aire acondicionado se controla por gestos

De lejos, la mejor función de la pantalla táctil es el aire acondicionado. Puedes controlar con los dedos la dirección del ventilador y dividir la corriente de aire para que no llegue directamente al conductor o al copiloto. En los asientos de atrás, la ventilación se controla con rejillas convencionales en la consola central.

8. Los asientos calefactables se calientan realmente rápido

El Model 3 es un coche eléctrico con una batería enorme. Una de las ventajas menos conocidas de esta particularidad es que los asientos calefactables se calientan realmente rápido. Hay tres ajustes de temperatura distintos y cada uno de los cinco asientos se puede controlar individualmente desde la pantalla.

9. No incluye carga inalámbrica, pero sí cuatro puertos USB

Hay mucho espacio para guardar cosas en la consola central del Model 3, lo que no hay es una base de carga por inducción para cargar el teléfono de manera inalámbrica, como en otros coches. El pack prémium del Model 3 sí que incluye dos puertos USB 2.0 en el compartimento delantero y otros dos puertos USB 2.0 en la parte trasera de la consola, bajo las rejillas de ventilación.

10. La guantera solo se puede abrir desde la pantalla

El compartimento más seguro dentro del Model 3 es la guantera, porque no se puede abrir si no está cerca la tarjeta del coche o tu teléfono. La puerta de la guantera es automática, y hay un botón dedicado en la pantalla para abrirla.

11. Los limpiaparabrisas también se activan desde la pantalla

El volante del Model 3 tiene dos palancas, pero ninguna activa permanentemente los limpiaparabrisas. Para activarlos y ajustar su velocidad, hay que pulsar un par de botones en la parte izquierda de la pantalla.

Afortunadamente, existe una opción para que los limpiaparabrisas se activen automáticamente con la lluvia. Y si lo que necesitas es limpiar rápidamente el parabrisas, también hay un botón en la palanca izquierda que enciende los limpiaparabrisas una sola vez. Si mantienes pulsado ese botón, se rocía el cristal con líquido limpiaparabrisasy las escobillas seencienden tres veces.

12. Spotify Premium viene incluido con el coche

Si compras un Model 3 con el pack prémium en Europa, vendrá con Spotify incluido como proveedor de música en streaming. El reproductor TesPlayer también reproduce podcasts, pero no fue capaz de encontrar mi propio podcast. Los altavoces del coche se escuchan bien y el volumen puede subirse bastante.

13. Hay un navegador web y varios huevos de pascua

La conexión LTE y la pantalla de 15 pulgadas del Model 3 no serían lo mismo sin un navegador web para leer noticias o abrir YouTube. De hecho, si pulsas sobre la “T” de Tesla en la parte superior de pantalla y luego deslizas la ventana hacia abajo, te encontrarás con un montón de funciones extra o “huevos de pascua” que incluyen una colección de juegos de Atari o un simulador de pedos.

14. Viene con un modo perro para dejar a tu mascota en el coche
Gif: Julio Cerezo (Gizmodo en Español)

Si necesitas salir del coche y dejar dentro a tu mascota, el modo perromantendrá encendido el aire acondicionado hasta que vuelvas. En la pantalla, aparecerá un mensaje que dice “Mi dueño volverá pronto” con la temperatura actual del coche. Pero ojo: si la batería baja del 20%, tanto la ventilación como la pantalla se apagarán. Además, el modo perro deshabilita los sensores de intrusión y el modo centinela, que velan por la seguridad del Model 3.

15. El maletero es más grande de lo que parece

El Model 3 tiene un espacio de carga de 542 litros divididos en varios compartimentos. El maletero principal se puede abrir manualmente, desde la aplicación de Tesla o desde la pantalla. De por sí es bastante grande, pero tiene un doble fondo donde cabe, por ejemplo, una maleta de viaje. E incluye unos ganchos que evitan que las bolsas se muevan durante la marcha. El problema es la boca de acceso, que limita el volumen de las cosas que puedes meter ahí atrás.

16. En lugar de motor, bajo el capó hay otro maletero

Como vehículo eléctrico, el Model 3 no necesita rejilla delantera de refrigeración ni tiene un motor de combustión bajo el capó. Lo que hay es otro maletero. Pequeño, pero lo suficientemente espacioso para que sea aprovechable. El capó solo se puede abrir desde la aplicación de Tesla o la pantalla.

17. El Model 3 no se apaga nunca

Técnicamente, el Model 3 no llega a apagarse nunca si tiene batería. Cuando está estacionado, entra en un modo de reposo similar a un ordenador. Sigue grabando con las cámaras en modo centinela y puede controlarse a distancia desde la aplicación de Tesla. Cuando vuelves al coche, la música empieza a sonar y el ventilador vuelve a girar como si no te hubieras ido. No hace falta “arrancarlo”, solo tienes que bajar la palanca derecha del volante con el freno pisado y acelerar. El “arranque” es tan silencioso que la transición no se percibe.

18. Pero puedes reiniciarlo

Si la pantalla se bloquea, puedes reiniciarla aunque el coche esté en marcha manteniendo pulsado los dos botones del volante. Si necesitar reiniciar el coche en general, tienes que estacionarlo, pisar el freno y mantener pulsado los dos botones del volante. Nada de esto hizo falta durante nuestra prueba.

19. Es un coche absurdamente fácil de conducir

Como en cualquier vehículo automático, solo tienes que pisar el acelerador y girar el volante para marchar. Pero hay otros alicientes que hacen que el Model 3 sea un coche absurdamente fácil de conducir. Su aerodinámica y su suspensión, más baja de lo normal, mejoran la estabilidad y el control general del coche. Y los modelos de gama alta, como el que probamos, tienen dos motores en lugar de uno. Estos se controlan digitalmente para sincronizar la tracción de las ruedas y ofrecer un par casi instantáneo en todas las condiciones de carretera.

20. Nunca te aburres de acelerar

Con 351 caballos, el Model 3 de Gran Autonomía que estuvimos probando no es el coche más rápido que ofrece Tesla, pero la brutal potencia de su batería de 75 kWh nos permitía acelerar de 0 a 100 en 4,6 segundos, lo suficiente para adelantar a una moto en un semáforo o asustar a tus pasajeros con pisar un poco el acelerador. La velocidad máxima de este Model 3 era de 233 km/h. El Model 3 Performance, de 480 CV, acelera en 3,4 y alcanza una velocidad de 261 km/h.

21. Hay dos modos de aceleración y tres modos de dirección

Lo último que quieres es pisar el acelerador de un Model 3 sin querer. Quizá por eso, el modo de aceleración por defecto del Tesla es el “relax”, que no transmite tanta energía a las ruedas. Luego, hay tres modos de dirección: el “confort”, que deja el volante muy suave, el “deportivo”, que lo deja muy duro, y el “estándar”, que es un punto intermedio. Nada que no ofrezcan otros coches.

22. El freno regenerativo cambia tu estilo de conducción

El Model 3 tiene un sistema de recuperación de energía cinética que recarga la batería frenando el coche. Se puede desactivar, pero para maximizar la autonomía es mejor dejarlo habilitado. La diferencia es que el vehículo se desliza mucho menos cuando el freno regenerativo está activado. Casi no tienes que pisar el pedal de freno, el coche prácticamente se para al soltar el acelerador, lo que te obliga a adaptar tu estilo de conducción, especialmente en ciudad.

23. Puedes dar marcha atrás sin parar del todo el coche

Para cambiar entre D (drive) y R (reverse) en el Model 3 hay que mover la palanca derecha del volante hacia arriba. Puedes hacerlo aunque el coche esté deslizándose hacia adelante. Al activar la marcha atrás, los espejos retrovisores se bajan automáticamente y la cámara trasera se muestra en pantalla. Los sensores detectan la proximidad de los obstáculos y te guían tridimensionalmente en la imagen. También hay un modo de aparcamiento automático, pero no funciona tan bien como el Autopilot.

24. Los sensores siempre están en funcionamiento

El Model 3 tiene 12 sensores ultrasónicos, ocho cámaras y un radar frontal para detectar vehículos y peatones a distancias cortas y largas. Los sensores están en continuo funcionamiento y la pantalla te muestra en tiempo real los obstáculos que te rodean, aunque la información no siempre sea precisa.

25. Hay una cámara adicional que por ahora no hace nada

El Model 3 tiene una cámara inactiva sobre el retrovisor. Por ahora no sirve para nada. Según Elon Musk, está ahí para cuando el coche sea completamente autónomo y pueda usarse como robotaxi, recogiendo pasajeros y soltándolos en sus casas a cambio de dinero. Entonces funcionará como cámara de seguridad.

26. Autopilot es limitado y da bastante miedo

Sí, la promesa de Tesla es que el Model 3 será un vehículo completamente autónomo con futuras actualizaciones (tanto de software como de hardware, actualizando el ordenador por uno más potente), pero por ahora Autopilot es un sistema de asistencia a la conducción bastante limitado.

Se activa pulsando dos veces la palanca derecha del volante. Si no le indicas nada, se mantiene en el mismo carril indefinidamente ajustando la velocidad para mantener una distancia de seguridad con el coche de delante. Puede llegar a frenar completamente si se encuentra con un obstáculo. Si enciendes el intermitente, cambiará de carril para hacer un adelantamiento.

Y eso es todo…

Futuras actualizaciones que ya se están probando permitirán al Model 3 cambiar de carril de forma autónoma, parar en los semáforos en rojo o predecir una trazada en una carretera secundaria. Por ahora, Autopilot solo debe usarse en las autopistas, aunque es posible activarlo en otro tipo de vías.

En cualquier caso, me dio bastante miedo, especialmente en las carreteras de acceso a Madrid, que están siempre colapsadas. Cuando entramos en un túnel, Autopilot pensó que teníamos un camión delante y frenó sin venir a cuento. Por ahora, confío más en mi propia capacidad de reacción, pero estoy convencido de que las máquinas acabarán con la mortalidad en las carreteras algún día.

27. No puedes soltar el volante con el Autopilot activado

La normativa es clara: si activas el piloto automático, tienes que mantener la mirada en la carretera y las manos en el volante. El Model 3 es capaz de detectar si tus manos lo están. Si no las detecta, te pide que gires ligeramente el volante para continuar, primero con una señal visual y luego con una señal sonora.

28. Cargar el coche en pleno viaje puede ser muy tedioso 

La mejor forma de planear un viaje con el Model 3 es pasando por estaciones de supercargadores (de hecho, el navegador permite planificar un trayecta de esta forma). Los supercargadores son mucho más rápidos que los cargadores convencionales y pueden llenar la batería en un Model 3 en hora y media. Una supercarga completa cuesta alrededor de 20 euros.

Julio y yo viajamos de Madrid a Burgos a la hora de comer. Hay supercargadores en ambas ciudades. En Burgos, el tiempo se nos pasó volando. La estación está en un hotel con restaurante, y teníamos hambre. En Madrid, la estación está en un polígono industrial de Getafe. También había un hotel con un pequeño bar, pero ya no teníamos hambre, y tampoco teníamos adonde ir. No había ningún entretenimiento en ese lugar donde estuvimos confinados una hora y media.

29. Tesla recomienda limitar la carga al 80%

Puedes limitar la carga máxima del Model 3 al nivel que prefieras para maximizar la vida útil de la batería. Si cargas al 100% demasiadas veces, la batería se degradará más rápido, por eso Tesla recomienda limitarla al 80%. Por supuesto, puedes olvidarte de esta costumbre cuando necesitas el nivel máximo de autonomía que pueda ofrecer el coche, por ejemplo para viajes en carretera.

30. No es lo mismo si no tienes un enchufe en el garaje

Si no tienes garaje o no puedes instalar un contador en tu plaza de parking, entonces el Model 3 podría no ser para ti. No es lo mismo depender de estaciones de carga públicas que salir de casa con el coche cargado cada mañana. Con el coche al 80%, la autonomía del Tesla te permite moverte por la ciudad sin preocuparte nunca de pasar por una estación de servicio. Eso sí, los conectores de pared de Tesla no están incluidos en el precio. Cuestan 530 euros.

31. No te fíes de la estimación de kilómetros si vas a pisarle

El Model 3 de Gran Autonomía tiene un rango de 560 kilómetros, según el ciclo de homologación WLTP. Sin embargo, Julio y yo nos fundimos una carga completa en un viaje de 270 kilómetros entre Burgos y Madrid. Llegamos a los supercargadores de Getafe con un 2% de batería y con el culo fruncido. Es cierto que no fue un viaje relajado: estábamos probando la aceleración, teníamos el aire acondicionado a tope y no nos paramos a mirar cómo bajaba la estimación de kilómetros. Pero no esperábamos llegar a Madrid con solo 10 km de margen.

32. Si un motor deja de funcionar, el coche sigue en marcha

Aparte de tracción a las cuatro ruedas, el Model 3 de Gran Autonomía tiene dos motores independientes. El coche puede funcionar con cualquiera de los dos, por lo que si uno deja de funcionar, es capaz de seguir circulando con el segundo.

33. La aplicación es bastante útil, pero un poco lenta

La aplicación de Tesla te permite controlar el Model 3 en remoto. Puedes usar el teléfono como llave, conocer el estado de la carga, abrir los maleteros, hacer sonar el claxon, encender las luces, ver la ubicación del coche, desbloquear el vehículo a distancia, activar la función Convocar, activar el modo restringido, activar el modo centilena, controlar la velocidad máxima (por ejemplo, si tu hijo va en el coche) o controlar la climatización. La respuesta del coche suele ser lenta y la función más útil, la de poner el aire acondicionado, es manual, por lo que no puedes programar el coche para que esté frío o caliente cada mañana.

34. Por ahora, la función Convocar no sirve para nada

Tesla está probando una función llamada Enhanced Summon que puede recorrer hasta 50 metros desde una plaza de parking hasta donde te encuentres, por ejemplo para recogerte con las bolsas de la compra. Por ahora, Convocar es un extra inútil que te permite controlar el Model 3 con el teléfono como si fuera un coche de control remoto extremadamente lento que solo puede ir hacia adelante y hacia atrás. Solo se me ocurre una utilidad: sacarlo de un estacionamiento estrecho cuando dos idiotas te bloquean las puertas poniéndose justo al lado.

35. Puedes estacionar gratis en la calle

En ciudades como Madrid o Barcelona, los vehículos de cero emisiones pueden estacionar en zona azul sin limitación temporal y sin abono de la tasa de estacionamiento. En otras palabras, puedes estacionar gratis en la calle.


36: Y sí, el Model 3 atrae muchas miradas

A pesar de no ser, estrictamente, un coche deportivo.

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.