Es momento de que ciertos políticos de EEUU vean el crecimiento de China de manera racional

Los últimos meses han visto a un puñado de políticos en Washington intentando desacreditar por todos los medios a China y avivar la confrontación entre las dos economías más grandes del mundo.

Para ellos, el rápido crecimiento de China en las últimas cuatro décadas es difícil de asumir, dada su concepción, profundamente arraigada, de que Estados Unidos siempre mantendrá su supremacía global en todos los frentes.

Al ver el crecimiento de China como una amenaza para el dominio mundial de EEUU, se han dedicado a publicar comentarios, en gran medida alejados de la realidad, con respecto a la política nacional y el papel global de Beijing. Sin embargo, para muchos dentro y fuera del país norteamericano, esta campaña de desinformación contra China no es ni justa ni alcanzable.

El primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, dijo que no es posible ni prudente que haya países que intenten impedir que China crezca y se fortalezca, y el exsubsecretario de Defensa de Estados Unidos Chas Freeman también instó a Washington a “aceptar con dignidad” la inclusión de China en la gobernanza regional y global, en vez de intentar excluir al país asiático.

Estados Unidos debe aceptar que “también se pueden encontrar en el Este” buenas capacidades para investigar y conseguir desarrollo, según dijo el primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad.

La transformación de China en las últimas décadas nace del arduo trabajo de su pueblo. Su reforma y apertura cada vez más profunda y su participación cada vez más activa en los asuntos mundiales también han contribuido a la paz y la prosperidad mundiales.

A medida que la política global evoluciona, el aislacionismo se ha convertido en una cosa del pasado y el multilateralismo es la tendencia ampliamente aceptada.

Al no comprender que el progreso global depende en gran medida de la cooperación entre todos los actores, algunos políticos estadounidenses incluso intentaron encontrar socios para enfrentarse con China, pero sus planes nunca funcionarán.

La comunidad internacional está cada vez más preocupada por las tácticas de acoso de Washington, su retirada recurrente de las organizaciones y tratados internacionales, y sus repetidas mentiras e instigaciones siguiendo intereses egoístas.

En comparación, el mundo ha dado en general la bienvenida al crecimiento de China, ya que esta busca la prosperidad común con otros adhiriéndose a una política de apertura, integrándose activamente en la economía mundial y promoviendo la cooperación regional y mundial a través de plataformas como la iniciativa de la Franja y la Ruta.

Esos políticos estadounidenses, con sus duras palabras, deberían prestar atención a la llamada global de cooperación en lugar de buscar la confrontación y descartar su mentalidad de suma cero en las relaciones con otros países.

Forzar la política de “Estados Unidos Primero” solo llevará a que Estados Unidos se quede solo.

Con información de Xinhuanet

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.