Renault confirma ante sus accionistas que su prioridad es la alianza con Nissan

El presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, confirmó este miércoles ante la asamblea general de los accionistas del grupo francés que su prioridad es su alianza con Nissan y Mitsubishi.

“El éxito del grupo Renault no es posible sin el éxito de la alianza” con Nissan y Mitsubishi, dijo Senard, que no logró llevar a buen puerto el reciente proyecto de fusión con otro fabricante de automóviles, Fiat Chrysler (FCA), por las reticencias de Nissan y del Estado francés, principal accionistas de Renault.

“Hoy la alianza tomó una nueva salida y tiene que seguir siendo más que nunca un pilar y un motor del desarrollo de cada uno de sus miembros”, afirmó Senard.

Una multitud de pequeños accionistas llenaron la asamblea general que se celebraba en el Palacio de Congresos de París, y le dieron al presidente de la compañía su beneplácito, con un 91% de aprobación.

Se trata de la primera asamblea general desde la caída del del emblemático expresidente de Renault, Carlos Ghosn, artífice de la alianza con Nissan y Mitsubishi que convirtió al grupo en líder mundial del automóvil.

Ghosn fue detenido en Japón en noviembre por presunta malversación.

Además el caso salió caro a los accionistas. Desde el arresto del expresidente, las acciones de Renault están alrededor de 55 euros y en un año las acciones perdieron un tercio de su valor.

Los accionistas decidieron de forma aplastante negarle a Ghosn una prima de resultados de 224.000 euros.

Como el resto del sector, el grupo se vio afectado además por la mala coyuntura económica internacional y las transformaciones tecnológicas, que obligan a hacer grandes inversiones en coches eléctricos sin garantía de que sean rentables.

Sin embargo algunos accionistas reprochan a los administradores de Renault no haber supervisado la gestión de Ghosn, cuya caída ha provocado una profunda crisis con Nissan.

Más de seis meses después del arresto de Ghosn por presuntas malversaciones, Renault anunció acciones legales por gastos sospechosos de 11 millones de euros dentro de una filial común con Nissan en Holanda.

“Por lo que se ve los administradores no ejercieron sus responsabilidades en interés de los accionistas (…) permitiendo de facto que empezara la crisis reciente”, dijo la compañía de gestión Phitrust en un comunicado.

A principios de año la parte japonesa rechazó un proyecto de integración reforzada con Nissan a través de un holding común a partes iguales.

La semana pasada fracasó además el proyecto de fusión con el gigante del automóvil Fiat Chrysler (FCA), anunciado solo 11 días antes. Esta fusión iba a crear el número 3 mundial del automóvil y debía permitir a Renault presionar a su socio Nissan de cara a una mayor integración.

Pero el proyecto fracasó por el plazo suplementario que pedía el gobierno francés, principal accionista de Renault, y que llevó a los directivos de Fiat Chrysler a abandonarlo considerando que las condiciones políticas no eran adecuadas.

El grupo Renault produjo 3,9 millones de vehículos el año, con ventas a la baja excepto en Europa.

En 2018 el constructor francés obtuvo un resultado neto de 3.300 millones de euros, menos de un tercio en relación al año anterior, sobre todo a causa de las dificultades de Nissan, propiedad en un 43% de Renault. Y 2019 podría ser un año todavía más difícil.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.