Segunda caída del desempleo en Brasil, pese a desaceleración económica

El índice de desempleo en Brasil registró en el trimestre marzo-mayo su segunda caída consecutiva, de 12,5% a 12,3%, pese a las escasas señales de recuperación económica en el país amenazado por la recesión.

El dato coincide con las expectativas de analistas consultados por el diario económico Valor.

En el periodo marzo-mayo había 13 millones de personas en busca de trabajo, frente a 13,2 millones en febrero- abril, precisó el instituto oficial de estadísticas IBGE, que actualiza sus informes sobre la base de trimestres móviles.

Es el segundo retroceso de la tasa de desocupación, después de tres alzas consecutivas desde enero, cuando el débil crecimiento económico del país en los últimos años se desaceleró aún más, en un marco de rápida decepción de los inversores ante las dificultades del nuevo presidente Jair Bolsonaro para implementar su programa de reformas promercado.

El PIB de Brasil se contrajo 0,2% en el primer trimestre del año respecto al trimestre anterior, en la primera caída de ese registro desde fines de 2016, cuando la mayor economía latinoamericana se aprestaba a salir de dos años de recesión.

Y las proyecciones de crecimiento para este año marcan una nueva degradación: el Banco Central redujo el jueves las suyas de 2% en marco a 0,8%, un índice inferior al 1,1% de 2017 y 2018.

La mejora del índice de desempleo se debe principalmente al aumento de “trabajadores por cuenta propia”, que incluye gran cantidad de oficios precarios con estatuto de autoemprendimientos.

En marzo-mayo había 24 millones de “cuentapropistas”, un número récord, frente a 23,8 millones en el periodo concluido en abril.

Ese contingente de “desalentados” totalizaba en marzo-mayo 4,9 millones de personas.

En el trimestre marzo-mayo había 28,5 millones de personas subutilizadas, 100.000 más que en febrero-abril y un nuevo récord para esa categoría que incluye a los desocupados, a los subocupados con menos de 40 horas semanales -y que querrían trabajar más- o a personas con potencial para trabajar pero que no logran buscar o comenzar un empleo por “motivos diversos”.

Aumentó además a 11,4 millones el número de trabajadores informales, frente a 11,2 millones en febrero abril, señaló el IBGE, que realiza sus estudios con visitas a miles de domicilios.

El número de personas “desalentadas”, que dejaron de buscar trabajo por falta de oportunidades, se mantuvo por su lado “estable” en 4,9 millones.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.