Situación “increíblemente tensa” dentro del barco humanitario Sea Watch

La capitana del barco humanitario Sea Watch, bloqueado con 40 migrantes a bordo frente a las costas de Italia, aseguró este viernes que la situación era “increíblemente tensa” debido a las difíciles condiciones en que se encuentran desde hace dos semanas.

Mientras se espera la autorización a desembarcar, el ministerio de Relaciones Exteriores italiano informó que cinco países están dispuestos a recibir a los migrantes: Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y Finlandia.

El duro pulso entre el ultraderechista ministro del Interior italiano Matteo Salvini y la joven capitana alemana de Sea Watch, Carola Rackete, podría concluir gracias a una compleja mediación diplomática.

“En este momento la situación es increíblemente tensa, y está empeorando a cada momento”, aseguró Rackete, en declaraciones a los corresponsales extranjeros en Roma a través de una video-llamada desde el barco.

“Es muy difícil psicológicamente para todos”, contó la comandante de la embarcación, de 31 años, quien se ha convertido en un símbolo tras retar al ministro Salvini, hombre fuerte de Italia por su política de mano dura contra la migración y el cierre de puertos.

La capitana contó que la mayoría de los migrantes rescatados son víctimas de traumas, que sufrieron abusos y golpizas y que están muy angustiados por su destino.

– “Situación insostenible” –

“No pueden pasar otra día así. La situación es insostenible”, confirmó Riccardo Magi, entre los políticos que visitaron el jueves la embarcación.

Pese a la disponibilidad acordada no se sabe si o cuándo se les permitirá desembarcar.

Un migrante de 19 años que padecía fuertes dolores y su hermano pequeño tuvieron que ser evacuados el jueves por la noche.

Los restantes 40 durmieron en el piso del barco, sobre salvavidas inflables y bajo carpas improvisadas para resguardarse de la ola de calor que azota a toda Europa.

“Estamos esperando garantías precisas sobre números, líneas de tiempo y medios”, adelantaron las fuentes del ministerio del Interior.

El barco Sea-Watch, con bandera holandesa, rescató el 12 de junio a un grupo de 53 migrantes que se encontraban a la deriva en una balsa inflable frente a las costas de Libia.

Las personas más vulnerables fueron evacuadas, pero Salvini les prohibió rotundamente ingresar en aguas italianas.

El miércoles, después de más de dos semanas en el mar, Rackete decidió que no le quedaba más remedio que violar la prohibición y poner a salvo a los 42 migrantes restantes.

Salvini exige ahora que la tripulación sea arrestada y el barco sea secuestrado, como ha hecho en otros casos de barcos humanitarios cargados de migrantes después de que ordenara hace un año el bloqueo de los puertos para frenar el flujo de inmigrantes ilegales a las costas de Italia.

La fiscalía de Agrigento, en Sicilia, abrió una investigación contra la capitana por tráfico ilegal de seres humanos y la notificación fue entregada personalmente este viernes por agentes de la Guardia de Finanzas, que la víspera habían registrado toda la nave.

“Violamos la ley porque Libia no es un puerto seguro para desembarcarlos, porque allá están en guerra. Estoy segura de que la justicia italiana reconocerá que la seguridad de las personas es más importante que las fronteras nacionales”, explicó la alemana, que habla cinco idiomas y se curtió navegando en rompehielos en el Ártico.

El ministro de Relaciones Exteriores italiano, Enzo Moavero Milanesi, reconoció que “la definición de puerto seguro depende de convenciones internacionales… Libia no reúne esas condiciones”.

Por su parte Salvini exige que los migrantes deben ser trasladados a Holanda, bandera de Sea Watch, o a Alemania, sede de la organización humanitaria.

El líder de la Liga, que ha amasado una enorme popularidad con el tema migratorio, acusó paradójicamente a la organización alemana de “hacer política” con la vida de los migrantes.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.