El Brexit como baza o las claves del éxito de Boris Johnson

Lo acusan de mentir, de provocar división, de ser incompetente… Pero no importa, Boris Johnson es el favorito de los militantes conservadores para convertirse en el próximo primer ministro británico, porque juega su partida por el poder con una carta imbatible: el Brexit.

En el referéndum de 2016, el exalcalde de Londres había tenido un papel clave en la campaña a favor de la salida de la Unión Europea y eso es precisamente lo que hoy hace creíble, a ojos de las bases del Partido Conservador, su promesa de éxito tras el fracaso de Theresa May.

Por el contrario, su rival, el ministro de Relaciones Exteriores Jeremy Hunt, aparece como un converso: defendió la permanencia en el bloque durante el referéndum y cambió de opinión a finales de 2017 ante la actitud “arrogante” de Bruselas en las negociaciones, afirma.

Johnson tiene “seguidores en lugares muy lejos de Londres, donde la gente está muy descontenta con haber votado por el Brexit y que aún no haya llegado” pese a que estaba previsto para el 29 de marzo, dice a la AFP su biógrafo, Andrew Gimson.

AFP / Gillian HANDYSIDEBoris Johnson versus Jeremy Hunt

Los 160.000 miembros de la formación decidirán antes de finales de mes entre los dos candidatos.

Y el Brexit los motiva: 54% de ellos se declararon dispuestos a sacrificar la unidad del partido y 61% a sufrir por ellos graves consecuencias económicas, según un sondeo de YouGov publicado en junio.

Otra encuesta, de la semana pasada, muestra que 90% cree que Johnson cumplirá su promesa de salir de la UE sin acuerdo si no logra renegociar el Tratado de Retirada firmado por May, frente a 27% para Jeremy Hunt.

“A Boris se lo ve como el verdadero defensor del Brexit”, subraya Anthony Wells, director de investigación política en el instituto YouGov.

– Perdonado –

Johnson, de 55 años, se declaró candidato al liderazgo del partido, y por ende al puesto de primer ministro, incluso antes de que May anunciase su dimisión, el 24 de mayo.

AFP/Archivos / Paul ELLISBoris Johnson, posando para una foto con simpatizantes antes de un acto de su Partido Conservador en Darlington, en el noreste de Inglaterra, el 5 de julio de 2019

Y desde entonces, muchos esperan la metedura que pata que podría frenar su ascenso al poder.

En un intento de limitar los posibles errores, el polémico excanciller hizo pocas apariciones mediáticas, lo que le valió muchas críticas de sus adversarios.

También evitó las preguntas relativas a una pelea conyugal en junio con su novia de 31 años, que llevó a los vecinos de esta a llamar a la policía.

Un escándalo, sin embargo, que por sus seguidores le perdonaron rápidamente.

“Lo que cuenta, es que este tipo va llevar a cabo el Brexit”, dijo a la AFP Hasnain Ahmed, analista en tecnología de 23 años durante una reciente reunión del Partido Conservador en Birmingham, en el centro del país.

BoJo, como se lo conoce popularmente, seduce a la opinión pública con su carisma y su humor, y logra distraer la atención y las críticas con sus bromas y sus anécdota absurdas.

“Boris no responde muy bien a las preguntas, pero Jeremy Hunt es bastante aburrido”, considera Richard Tasker, responsable de una asociación conservadora local. “Votaré por Boris, porque es el mejor para reunir de nuevo a nuestro gran partido”.

– “Puede lograrlo de nuevo” –

Temiendo elecciones anticipadas si persisten los bloqueos sobre el Brexit, los militantes conservadores piensan que Johnson podría reunificar un partido dividido entre partidarios y adversarios de un Brexit brutal debido a su ambigüedad.

POOL/AFP/Archivos / Darren StaplesBoris Johnson, de 55 años, se declaró candidato al liderazgo del partido, y por ende al puesto de primer ministro, incluso antes de que May anunciase su dimisión, el 24 de mayo

Así, fue elegido alcalde de Londres en 2008 y 2012, con un programa socialmente liberal y proinmigración. Pero durante el referéndum de 2016, mantuvo un discurso totalmente distinto, defendiendo por ejemplo una limitación de la inmigración.

También escandalizó a muchos británicos al comparar a las mujeres musulmanas con burka a “buzones de correos” en un artículo de prensa, en el que sin embargo defendía la independencia para practicar la libertad de religión a través de la ropa.

Pero estas contradicciones “no le quitan nada de su carisma, incluso aunque ahora no sea popular” fuera del partido, considera Wells. Y muchos militantes conservadores “piensan que logró ser elegido en el pasado” como alcalde de Londres y “puede lograrlo de nuevo” si es necesario volver a las urnas.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.