El romance lésbico de la primera dama Eleonor Roosevelt

Anna Eleanor Roosevelt (Nueva York, 11 de octubre de 1884- Ibídem, 7 de noviembre de 1962) fue una escritora y política estadounidense. Además fue primera dama y esposa del presidente de los Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt.

Franklin Delano Roosevelt logró negociar el perdón de su mujer, Eleanor Roosevelt, cuando ella descubrió las cartas de amor de la socialite Lucy Mercer y ya pensaba en el divorcio, y ella, por su parte, mantuvo con mucha discreción su intenso romancecon una periodista.

La mujer se llamaba Lorena ‘Hick’ Hickok, era la redactora asignada por la agencia americana Associated Press para seguirle los pasos. Y tan de cerca lo hizo que acabaron intimando y consolidando una relación que duró muchos años, de la que mucha gente sabía, incluyendo a los compañeros de profesión de Hickok, aunque todo el mundo guardó silencio respecto al tema.

Todo esto de acuerdo a una biografía publicada sobre la vida de la reconocida Primera Dama escrita por Susan Quinn. “Eleanor and Hick, the Love Affair that Shaped a First Lady”, publicado por la editorial Penguin Press. Las pruebas residen en las cartas que ellas intercambiaron.

Eleonor

EleonorEleonorsay

“¡Oh! Cómo he querido poner mis brazos alrededor tuyo en lugar de en espíritu, en lugar de eso, fui y besé tu fotografía y tenía lágrimas en los ojos”.

Lorena Hick

Lorena HickLorena Hicksay

 “Je t’aime and je t’adore”.

Eleonor y Hick hablaban abiertamente sobre su sexualidad.

Quinn relata cómo se conocieron. Fue durante la campaña presidencial de su marido, siendo ‘Hick’ la única mujer siguiendo al futuro presidente en el tren que recorrió 15.000 kilómetros durante 21 días por 17 estados en total. Una de las amigas de la periodista, Malvina Thompson, le confesó a Eleanor Roosevelt que la reportera era lesbiana y eso comenzó a despertar el interés de una mujer que se casó con poco convencimiento.

Se conoce que en total intercambiaron 3.300 cartas, una colección histórica sobre el amor de dos mujeres en una época donde esa clase de romances era casi prohibido, y menos para una mujer que ocupaba uno de los puestos más importantes en la sociedad americana.

Las cartas entre Eleanor y Hick son menos notables ahora por su valor de sorpresa que por el hecho de la historia conmovedora y emotiva que cuentan sobre dos mujeres que se querían de una forma intensa y profunda”Quinn

El intercambio de cartas duró hasta 1962, cuando falleció Eleanor. Además de las cartas, el romance de la pareja también incluyó viajes juntas y celebraciones de Navidad y Año Nuevo.

Ese amor sirvió para contrarrestar el romance de su marido con Lucy Mercer, sabiendo también que la periodista nunca la hubiera traicionado. La prueba está en la constancia de esas cartas, en esos 30 años de fidelidad, una correspondencia que se mantuvo casi hasta el final de los días de una Primera Dama con muchos secretos.


Titi González Méndez | Culturizando
Con información de elmundo.es

Con información de Culturizando

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.