Exjefe de espionaje venezolano se niega a extradición a EEUU

Un exresponsable del espionaje militar en Venezuela dijo el jueves ante un tribunal español que se niega a ser extraditado a Estados Unidos, aseverando que los cargos de narcotráfico en su contra tiene una motivación política.

Los abogados del mayor general retirado Hugo Carvajal afirmaron en los tribunales que Estados Unidos buscó la captura del hombre que por casi una década sabía los secretos de las fuerzas armadas venezolanas porque esa información tenía el potencial de “derrocar” al actual gobierno venezolano.

En privado, funcionarios de España y de Estados Unidos han expresado dudas de que Carvajal tenga información que sea relevante hoy en día, dado que se retiró poco después de que Nicolás Maduro asumió la presidencia en 2013. En 2014, el exgeneral fue arrestado en Aruba con base en otra acusación de narcotráfico, pero las autoridades de esa isla caribeña se negaron a extraditarlo a Estados Unidos y en lugar de ello lo enviaron de vuelta a Venezuela.

“Lo único que quieren es información y no quieren coger a un delincuente”, expresó la abogada María Dolores Argüelles a un panel de tres jueces en la Corte Nacional de Madrid, a cargo de casos de extradición.

Los fiscales en Nueva York insisten en que Carvajal debe ser procesado por “narcoterrorismo”. La DEA dice que el exgeneral usó su despacho para coordinar el traslado de unas 5,6 toneladas de cocaína desde Venezuela a México en 2006. Se le acusa además de uso de armas y de ayudar y proteger a la guerrilla colombiana.

A partir de 2002, Carvajal fue ascendiendo de rangos en la inteligencia militar venezolana y llegó a ser un estrecho asesor del presidente Hugo Chávez. Perdió el cargo poco después de que Maduro ascendió al poder.

Cuando públicamente Carvajal le dio su apoyo a la oposición a comienzos de este año, huyó a Madrid, donde inicialmente funcionarios españoles le dieron la bienvenida, pero la policía española lo arrestó a mediados de abril, con base en una solicitud estadounidense por acusaciones de narcotráfico.

Acompañado de sus familiares, Carvajal se puso de pie en medio del tribunal y nuevamente negó haber incurrido en ilegalidad alguna.

“Estados Unidos sabía que venía para acá. Yo avisé a las autoridades españolas que yo me venía para acá. Yo no ando escondiéndome de nadie”, dijo al panel de jueces Carvajal , de 59 años.

Carvajal aseguró que sus contactos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia _que Estados Unidos considera una organización terrorista_ se limitaron a escoltar a un jefe de las FARC para negociaciones de paz en Caracas y Cuba. Afirmó que esas misiones se realizaron con agentes de fuerzas especiales fuertemente armados, fueron ordenadas por Chávez y ejecutadas con el conocimiento del gobierno colombiano.

“Claro que los estaba protegiendo, porque era mi responsabilidad que no les pasara nada”, declaró Carvajal.

Añadió que la acusación de que conspiró con las FARC para inundar de cocaína al mercado estadounidense “son meras especulaciones que no tienen ningún tipo de asidero”.

La abogada Argüelles dijo que “el único fin que tiene Estados Unidos para perseguir al señor Carvajal es que tiene conocimientos suficientes para poder dar datos internos de lo que pasa en el gobierno de Venezuela”.

Bajo el gobierno de Maduro, Venezuela sufre una aguda crisis política y económica que ha degenerado en una gran crisis humanitaria. Millones de venezolanos han huido de su propio país, donde reina la escasez de alimentos, combustible y medicamentos.

En un esfuerzo por aislar a Maduro, Estados Unidos y más de 50 otros países han reconocido a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional venezolana, como presidente legítimo del país. Maduro, sin embargo, se ha negado a renunciar a pesar de masivas protestas callejeras.

La detención de Carvajal en abril asombró a la oposición venezolana y a algunos funcionarios estadounidenses, quienes consideraron la deserción como un posible ejemplo a seguir para otros militares venezolanos. Sin embargo, la mayoría de los mandos de las fuerzas armadas del país sudamericano han permanecido leales a Maduro.

En la audiencia del jueves, un fiscal español insistió en que la solicitud de extradición no era por motivos políticos y a que Carvajal “no le reclama Venezuela, le reclama Estados Unidos”.

Se espera que los jueces emitan su fallo en los próximos días, pero si la decisión es apelada, la extradición de Carvajal podría demorar meses.

Con información de AP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.