Un campo de exterminio de Barbie toca el nervio sensible en un festival de arte en EEUU

Un artista judío desató la polémica con una obra de arte controversial: el campo de exterminio de Barbies en el festival Burning Man que se celebra en Nevada. La Liga Antidifamación de EEUU está investigando esta pieza de arte que, según considera, está trivializando el tema del Holocausto.

Los visitantes del festival pudieron ver en esta exposición como soldados de juguete con rifles automáticos seguían a decenas de Barbies desnudas que se movían hacía varios microondas. Otras muñecas fueron crucificadas en brillantes cruces rosadas.

También había carteles: uno que decía: “el campo de concentración más amistoso”, en otro podía leerse: “arbeit macht plastik frei”. Es el mensaje de las puertas de Auschwitz que se traduce del alemán como “el trabajo te hace libre”.

La exposición ofendió a varias personas y provocó altercados el 31 de agosto que acabaron con la destrucción de las luces traseras de un vehículo y el arresto de una persona, informa The Jewish News of Northern California.

“Hemos recibido un número de quejas. Claro está que los individuos tienen derecho a la libertad de expresión. Pero es todavía muy ofensivo e inadecuado cuando este derecho se utiliza para trivializar el Holocausto con fines políticos, sociales o artísticos”, declaró Seth Brysk, director regional de la Liga Antidifamación de EEUU.

Según Brysk, la pieza perjudica la memoria de aquellas personas que murieron en el Holocausto, incluidos los 6 millones de judíos y 5 millones de personas procedentes de otros grupos étnicos y religiosos.

Sin embargo, había participantes que vieron en el Campo de Exterminio de Barbie un poco de humor negro, un comentario social o incluso una audaz crítica del materialismo estadounidense.

Al autor del Campo de Exterminio de Barbie, James Jacoby, le sorprendió todo el alboroto que fue causado por su pieza de arte. Él ha presentado este campo durante 20 años en el festival. Jacoby tiene 65 años y es un exdirector financiero que vive en Meadow Vista. También es judío y su padre participó en la Segunda Guerra Mundial. Su avión fue derribado sobre Berlín y fue capturado por los nazis.

“Ciertamente no queremos provocar a nadie, pero Burning Man no es un lugar seguro. No es la Universidad de Yale. No puedes ir y esconderte de algo que no te gusta”, comentó el autor de la exposición al medio estadounidense.

Burning Man es el festival que se celebra anualmente en el desierto de Black Rock en Nevada. Este evento es un tipo de experimento dirigido a crear una comunidad de autoexpresión radical. Los participantes exhiben en área sus obras de arte, a veces de formas fantásticas, durante más de una semana.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.