Leones matan ganado, hombre mata leones: ¿Ciclo inevitable?

Saitoti Petro busca señales de la presencia del principal depredador de la sabana africana en un camino de tierra del norte de Tanzania. “Si ves un león”, dice, “detente y míralo a los ojos. Nunca salgas corriendo”.

Petro detecta la huella fresca de una zarpa. Camina algunos metros observando las huellas como si se tratase de un arqueólogo descifrando jeroglíficos, tratando de encontrar un significado a esas marcas en la tierra. Luego de un momento, anuncia que un león macho, grande, pasó por allí hacía unas dos horas. “Camina lentamente. Ves que de repente saca las garras. Tal vez persigue a una presa o le escapa a algo”.

El hombre, alto y delgado, de 29 años, camina con otros cuatro jóvenes que pertenecen a un pueblo seminómada llamado masái. Debajo de su gruesa capa, lleva un machete afilado. Hace pocos años, los hombres de la edad de Petro que perseguían leones seguramente querían matarlos porque habían matado a su ganado.

Pero Petro explica que el problema ahora es que hay muy pocos leones, no demasiados. “Sería una vergüenza si los matamos a todos”, asegura. “Sería una gran pérdida si nuestros hijos no ven nunca un león”.

Por eso Petro participa de los esfuerzos por proteger a los leones, asegurándose de que no tienen acceso a los animales que podrían matar en busca de comida.

Petro es uno de más de 50 miembros de comunidades masái que patrullan diariamente a pie la zona para ayudar a los pastores a proteger su ganado. Tienen el apoyo de una pequeña organización sin fines de lucro llamada Pueblos y Fauna Africanos. En la última década este grupo ayudó a más de mil familias a construir corrales más seguros, hechos de acacias y cercos metálicos para proteger los animales de noche.

Este tipo de intervención es en cierta medida un gran experimento. La supervivencia de los leones –y de muchas otras especies de la sabana que peligran, desde jirafas hasta elefantes– probablemente dependa de que se encuentre la forma en que personas, ganado y animales salvajes puedan convivir.

En toda África, la cantidad de leones ha mermado más de un 40% en dos décadas, de acuerdo con información difundida en el 2015 por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, lo que coloca a los leones en la lista de especies que los expertos consideran “vulnerables” a la extinción. Ya no se los ve en el 94% de las tierras que habitaban.

La principal razón por la que los leones abandonan las tierras es que viejas pasturas están dando paso a campos de cultivos y ciudades. La pérdida de su hábitat es la mayor amenaza que enfrentan los animales salvajes en África y el resto del mundo. Pero en las sabanas que los leones todavía frecuentan, la caza ilegal y las venganzas son su principal peligro.

Los leones son considerados adversarios respetables por la cultura masái. Se dice que todo aquel que lastima a más de nueve está maldito. La matanza de un león para vengar la muerte de una vaca fina, sin embargo, genera respeto, como si se tratase de un duelo para vengar la pérdida de un familiar.

Las venganzas se han tornado más mortíferas en los últimos años, pues los ganaderos ya no persiguen a un animal en particular, sino que dejan animales muertos envenenados, que pueden acabar con una manada entera de leones y con otros animales que coman la misma carne.

¿Qué pasaría si se previene esta dinámica?

“Nuestros mayores mataban a los leones y casi acaban con ellos”, dice Petro. “A menos que cambiemos de mentalidad, se extinguirán”.

Es así que Petro recorre la estepa y trata de enseñarle a la gente cómo vivir en paz con grandes depredadores.

Una mañana de julio, se detiene súbitamente y señala hacia un barranco con árboles. Las huellas que seguía se salieron del camino, por lo que supone que el animal se dirigió a un arroyo en el desfiladero. Las huellas parecen recientes ya que no hay asomo de césped en ellas.

Mientras Petro y su gente caminan hacia la hondonada, escuchan las campanas de una vaca. “Tenemos que ir y ver si hay alguien cerca”, dice Petro. “Hay que alertarlos”. Pronto encuentran dos pastores preadolescentes sentados bajo un árbol de acacia, jugando con unas frutas amarillas que usan como pelotas. Las dos docenas de cabezas de ganado que cuidan se dirigen al barranco.

Petro se arrodilla para saludar a los chicos y les alerta acerca del león. Los hombres ayudan a los muchachos a cambiar la dirección del ganado, usando un silbato que los animales reconocen, y mandándolos a pastar a un sitio más seguro. Petro conoce a la mayoría de las familias de la zona. Más tarde las visitará.

En casi todos los rincones del planeta, la coexistencia del hombre con los grandes depredadores no es fácil. Cuando los bosques y las sabanas dan paso a granjas y ciudades, los animales pierden su hábitat. Y los depredadores permanecen en los alrededores de las tierras cultivadas y a menudo son satanizados o exterminados.

Pero en las elevadas llanuras de Tanzania, los pueblos nómadas están acostumbrados a convivir con la fauna silvestre, a hacer pastar vacas, cabras y ovejas en las mismas sabanas donde habitan cebras, búfalos y jirafas, y donde leones, leopardos y hienas se alimentan de otros animales.

Es uno de los pocos sitios de la Tierra donde la coexistencia todavía podría ser posible. Pero el equilibrio es delicado. Y lo que suceda aquí en Tanzania puede ayudar a determinar el destino de esta especie: En Tanzania se encuentra más de un tercio de los 22.500 leones africanos que se cree sobreviven, de acuerdo con informes de la Universidad de Oxford.

Hay indicios de que las medidas recientes están funcionando.

En el 2005, Loibor Siret, un pueblo de 3.000 habitantes en las estepas masái, registró tres ataques de depredadores al ganado por mes. En el 2017, hubo uno al mes. El principal cambio en el ínterin fue que unas 90 familias construyeron corrales reforzados que mantienen a raya a los depredadores.

La protección de los animales cuando están pastando en campo abierto es más compleja, pero los individuos que patrullan la región tuvieron 14 intervenciones exitosas que probablemente hubieran terminado mal, con ganado y leones muertos, de acuerdo con registros de Pueblos y Fauna Africanos.

Si bien la caza de leones está mermando, todavía hay cazadores. En julio, una patrulla informó de una reciente matanza por venganza. Y suministró una foto del león muerto, al que se le habían cortado las cuatro zarpas y la cola, siguiendo un viejo ritual.

A pesas de esos reveses, la población de leones está repuntando.

Un estudio de la organización sin fines de lucro Tarangire Lion Project indicó que en el otoño del 2011 había solo 120 leones en cierta área, comparado con los 220 del 2004. Pero la población aumentó a partir del 2012 y para el 2015 había 160 animales.

“Cuando les das un lugar seguro, se reproducen rápidamente”, dice Laly Lichtenfeld, ecóloga y cofundadora de Pueblos y Fauna Africanos.

Craig Packer, biólogo y fundador del Centro de Leones de la Universidad de Minnesota, que no participa del proyecto, dice que “estos esfuerzos para evitar conflictos sin duda ayudan a los leones, aunque sigue vigente el interrogante de si van a durar 20 o 50 años por el crecimiento de la población”.

Las reservas para animales salvajes no son suficientes, al menos para las especies habituadas a deambular por grandes extensiones de terreno.

En el Parque Nacional Tarangire de Tanzania, los leones duermen en las riberas de los ríos y trepan los árboles –al final de cuentas, son felinos–, ignorando a menudo los vehículos con turistas que pasan por allí. En el parque están bastante seguros. Pero la parte protegida del parque es tan solo unan de las áreas de las que dependen los leones y sus presas. Los animales migratorios grandes se mueven mucho, siguiendo sobre todo las lluvias en las sabanas del África oriental.

Las cebras y los ñúes que pasan los meses secos en el parque se van durante el lluvioso invierno, período en el que comen pasto más nutritivo y se reproducen. Leones, leopardos y chitas se van detrás y deambulan por la estepa masái.

“Los animales de Tarangire pasan tanto tiempo afuera del parque que nunca podrías poner un cerco a su alrededor, porque impediría las migraciones”, dice Parker.

Los científicos se dan cuenta de que en las tierras afuera de los parques nacionales también debe haber estrategias para la conservación de los animales. En un estudio publicado en marzo por la revista Ciencia, los investigadores relacionaron el acceso y el estado de las tierras del famoso ecosistema Serengeti-Mara que rodea el parque con la salud de los animales de adentro. Comprobaron que un pastoreo excesivo y otros factores obligaron a los animales a ocupar espacios más reducidos adentro.

“La forma de pensar actual no funciona”, dice Michiel Veldhuis, ecólogo de la Universidad de Leiden, Holanda, y uno de los autores del estudio. Al elaborar estrategias para la conservación, afirma, “tenemos que pensar cómo incluir a los que viven cerca de las áreas protegidas”.

Hay quienes se muestran escépticos. Algunos habitantes de las aldeas vecinas no ven con buenos ojos los esfuerzos de Petro.

“No queremos escuchar leones rugiendo cerca de noche”, dice Neema Loshiro, una mujer de 60 años que vende anillos, collares y aros hechos a mano en una calle de Loibor Siret. Los únicos animales que quiere cerca son jirafas e impalas, porque “son lindos y no atacan a la gente ni se comen las cosechas”.

De todos modos, la gente está cambiando. Petro Lengima Lorkuta, de 69 años, padre de Saitoti Petro, mató su primer león cuando tenía 25 años, clavándole una lanza después de que atacase su toro más grande. En esos días, “si matabas un león demostrabas que eras un guerrero fuerte”, comentó.

Desde que su familia se mudó a una hacienda nueva e instaló un corral reforzado hace cuatro años, cuenta, ninguno de sus animales fue víctima de depredadores. “Los cercos modernos ayudan mucho”, admite.

“Ahora me encanta ver leones”, siempre y cuando no estén muy cerca de su casa, y apoya los esfuerzos de su hijo por educar a los vecinos acerca de cómo evitar situaciones no deseadas.

Petro se sigue levantando todos los días al amanecer para sacar a pastar a su ganado, como hicieron sus ancestros por generaciones. La cultura, no obstante, está cambiando de muchas maneras: En lugar de permitir que su padre arreglase sus matrimonios, como hacen la mayoría de los masái, Petro enamoró a sus dos esposas.

___

Esta serie de The Associated Press fue producida conjuntamente con el Departamento de Educación Científica del Instituto Howard Hughes. La AP es la única responsable de su contenido.

Con información de AP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.