Quince yihadistas del Estado Islámico mueren en un ataque en Tayikistán

Quince combatientes del grupo Estado Islámico (EI) provenientes de Afganistán murieron este el miércoles durante un ataque en Tayikistán, anunció el gobierno de este país de Asia Central, víctima a menudo de ataques yihadistas.

El ataque se produjo a las 03H23 del miércoles (10H23 GMT del martes) cerca de la frontera uzbeka, a unos 50 km de la capital, Dusambé, indicó el ministerio del Interior.

Las tropas tayikas respondieron y “15 miembros del grupo armado fueron neutralizados y otros cuatro arrestados”, informó el ministerio.

Además de los 15 yihadistas murieron “un soldado de la guardia fronteriza y un policía”, agregó la fuente.

“La investigación y el interrogatorio de las personas detenidas establecieron que el grupo armado” había “penetrado ilegalmente en Tayikistán desde la República Islámica de Afganistán” el 3 de noviembre, indicó un comunicado de los guardias fronterizos.

Los atacantes “son todos miembros del grupo Estado Islámico”, agregó.

Entre el 3 y el 6 de noviembre, el grupo recorrió una distancia de 200 km antes de perpetrar el ataque.

Cuatro vehículos pertenecientes a los yihadistas fueron destruidos, indicó el ministerio, que publicó fotos de autos y cuerpos calcinados y ensangrentados.

El ataque tuvo lugar en el día en que se celebra el Día de la Constitución y en momentos en que el presidente Emomali Rakhmon, que dirige el país con mano de hierro desde 1992, se encuentra en Suiza, en el marco de una gira europea.

Tayikistán accedió a la independencia en 1991, tras la disolución de la Unión Soviética, y desde entonces ha enfrentado múltiples movimientos armados islamistas o yihadistas.

Se trata de un país muy pobre, fronterizo con Afganistán y cuya población es mayoritariamente sunita.

Entre 1992 y 1997 sufrió una guerra civil entre el poder pro-comunista y rebeldes integristas musulmanes que dejó más de 100.000 muertos.

En los últimos 18 meses, Tayikistán sufrió tres ataques sangrientos del Estado Islámico.

En noviembre de 2018 y mayo de 2019, los militantes islámicos desataron motines en las cárceles que dejaron 26 y 32 muertos respectivamente. En julio de 2018, cuatro turistas occidentales murieron en un ataque perpetrado por militantes del EI.

La guerra sin fin de Afganistán provocó desde hace décadas enfrentamientos armados en toda Asia Central.

Tayikistán, Kirguistán, Kazajistán, Turkmenistán y Uzbekistán están bajo la amenaza de un desarrollo del islamismo radical. En Tayikistán la debilidad de la economía, la corrupción endémica y la falta de democracia son un caldo de cultivo para el islamismo radical.

En 2015, el exjefe de las fuerzas especiales de Tayikistán se unión al grupo Estado Islámico.

Según los servicios de seguridad de Rusia, entre 2.000 y 4.000 combatientes yihadistas del Estado Islámico y de Al Qaida presentes en Siria o Irak eran oriundos de Asia Central.

Por su parte, el gobierno de Tayikistán indicó que más de 1.000 tayikos combatieron en las filas yihadistas de Irak y Siria desde 2011.

Desde 2015, las autoridades tayikas tomaron medidas para paliar la influencia de los islamistas, entre ellas el afeitado forzado de la barba y una campaña contra la utiliazación del ‘hiyab’ o velo que usan las mujeres musulmanas.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.